Hamas capítulo México

por Horacio Zaldivar



Publicado en 10/9/2023 5:48:00 AM

El mismo odio que priva entre los protagonistas del conflicto Israel-Palestina, se incuba y dispara todas las mañanas desde Palacio Nacional 

En México, como el resto del mundo, aún no se reponen del shock generado por el ataque a Israel por el grupo terrorista Hamas, en el que ya superan más de 700 asesinados en la tierra judía y más de 400 en la franja de Gaza (Palestina), ambas partes con más de 2,500 heridos. En occidente rechazan el secuestro de ciudadanos israelíes entre los que se cuentan adultos mayores, mujeres y niños, mientras el bloque islamita lo celebra. 

Cientos de voces en México claman justicia para los israelíes ante el terror de Hamas, mientras otro tanto justifica el ataque terrorista como respuesta a una presunta invasión y colonización de los judíos al territorio palestino, conflicto que inició el 14 de mayo de 1948 y que desató la primera guerra, entre judíos y la comunidad árabe. 

Sin embargo, llama la atención que personajes mexicanos de la iniciativa privada, del alto clero católico y políticos entre otros, que repudian el terror infringido por el grupo terrorista, sus métodos, asesinatos y secuestros, callan cuando en México se vive el mismo terror 24 horas al día, los 365 días del año, que dio inicio desde el 2018 cuando asumió la Presidencia López Obrador y otorgó impunidad a la delincuencia. 

Hamas ingresó a Israel la madrugada del sábado 7 del mes y año en curso, cuando la comunidad judía celebrara la festividad de Sucot, bajo la protección de cientos de misiles (tierra-aire) que les permitió masacrar a civiles que celebraban en las calles, además de incursionar en domicilios de sinnúmero de familias para secuestrarlos , llevarlos consigo a territorio palestino, no sin antes incendiar sus viviendas.

Idéntica situación padece México, cuando los grupos terroristas de los diferentes cárteles que operan en el país toman por asalto comunidades y municipios enteros, masacrando a todo aquél que se cruce en su camino, sin que necesariamente haya opuesto resistencia. Los asaltos son acompañados de una lluvia de explosivos disparados por drones a control remoto, además de ingresar a las casas asesinando y secuestrando sin distingo, para luego incendiarlas con adultos y niños aún con vida. 

El clima de terror que hoy padece Israel, es quizás más intenso en México generado por los grupos de la delincuencia, así como los asesinatos, secuestros y “desaparecidos” que los primeros superan ya los 160 mil, y más de 100 mil desparecidos, sin que los que hoy claman, y exigen justicia para Israel, lo hagan con la misma vehemencia para México.

El terror que nadie vimos venir